Aguirre, Gallardón, los Aznar… así mangoneaba el Partido Popular en Caja Madrid

Agencia Soynadie:

Pedir créditos ventajosos para familiares o amigos, ‘enchufar’ a personas en las empresas en las que participaba, colocar en puestos dirigentes a personas sin experiencia ni conocimientos financieros… Caja Madrid fue durante años el escenario de todo tipo de mangoneos por parte del Partido Popular de la Comunidad de Madrid, mangoneos que ya se conocían pero que ahora salen a la luz merced a la publicación de los correos electrónicos que durante todos esos años se enviaron. Estos mangoneos por todas partes obligaron a Miguel Blesa a defenderse alegando que Caja Madrid no era “el cortijo” después de que uno de los hijos de José María Aznar, José María Aznar Botella, le amenazara por no comprar unas obras del artista Gerardo Rueda al precio que él demandaba. Un informe tasó esta obra en 3 millones de euros pero el hijo de Aznar pedía 54 por ella. ¿Qué pasaría con la diferencia?

Por ejemplo, Esperanza Aguirre, cuyo discurso público siempre hace gala del liberalismo y la no injerencia de los poderes públicos y las administraciones en la actividad económica, presionaba al entonces presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, en un correo enviado en 2006 diciendo que “necesito urgentemente que mañana a primera hora firmes la oferta conjunta con Telemadrid, tal como quedamos, para que Calderón (presidente entonces del Real Madrid) la tenga antes del mediodía. No hay que añadir o cambiar nada, tan sólo tu firma junto a la de Soriano”.

Los correos electrónicos de Blesa a los que ha tenido acceso ‘El País’ y que son la fuente de estas informaciones muestran como en un momento muy delicado para el sector financiero español -los correos se enviaron entre 2007 y 2009, cuando la crisis ‘subprime’ ya había impactado sobre la banca mundial, complicando la gestión de las entidades financieras- la dirección de Caja Madrid parecía más ocupada de contentar los múltiples favores políticos que por todos lados se le pedían que de asegurar la viabilidad de la caja, viabilidad que finalmente no se produjo.

Enchufes en empresas privadas, presiones para comprar cuadros por encima de su valor, peleas por el poder… nada faltó en aquellos años en que se gestaba la quiebra de Bankia

Por ejemplo, estaban muy distraidos en la sucesión de la presidencia de la entidad, en una batalla entre Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre, que quería colocar en la caja al ahora presidente de la Comunidad de Madrid cuya mujer ha sido imputada por un ático millonario en Málaga, Ignacio González. En otro de los correos, un colaborador de Blesa, Miguel Amat, le dice a su presidente que “es la enésima vez que Nacho González y la rubia se llevan un revolcón. ¿Aprenderán? A los del pacto se les ha vuelto a quedar cara de gili”. Mientras se producía esta batalla por la presidencia de la caja semipública, Blesa escribió numerosos correos a los lugartenientes de Gallardón para quejarse de los movimientos en la sombra del aguirrismo para moverle la silla.

Enchufes en Iberia

El enchufismo, algo conocido pero nunca desvelado con tanta claridad, también hizo mella en la caja pública. Por ejemplo, Ignacio González le dice el 18 de diciembre de 2007 a Blesa que “me dice la jefa que si tienes que poner 2 consejeros en Iberia y uno es ejecutivo de la caja, que el otro sea Mercedes Rojo“.

Los tejemanejes tienen cierto carácter obsceno, aunque no se debe olvidar que se han producido en una caja origen (junto con Bancaja y otras pequeñas cajas regionales) de Bankia, que el año 2012 tuvo que ser rescatada con más de 20.000 millones de euros.

Fuente

The following two tabs change content below.
Soy periodista aficionado, publico las noticias que me interesan en Soynadie.com